Copa Libertadores, Opinión, Primera B, Wanderers

A defender el invicto como local contra equipos extranjeros en Copa Libertadores de América

A pesar del difícil momento deportivo que vive Santiago Wanderers, luego del descenso a la Primera B, el partido de mañana por Copa Libertadores frente a Melgar de Arequipa tiene un significado muy especial.

En primer lugar, es la oportunidad que tiene Nicolás Córdova para demostrar que luego del mal Campeonato de Transición, que sepultó al equipo en la serie B de nuestro fútbol, se ha trabajado  para levantar al equipo futbolística y psicológicamente. Es la oportunidad para dar una alegría a una hinchada fiel que no ha sabido de muchas satisfacciones durante el último tiempo, especialmente viendo a su equipo en condición de local. Además se defiende el prestigio del club, representando al fútbol chileno en la competencia de clubes más importante del continente.

Santiago Wanderers jugando en ocho partidos  por Copa Libertadores, jamás ha perdido en condición de local frente a un equipo extranjero. La estadística Copera de los Caturros indica cuatro victorias y cuatro empates, enfrentando a Sporting Cristal y Juan Aurich de Perú, Nacional de Uruguay, Deportivo Cali de Colombia, Montevideo Wanderers y Nacional de Uruguay, Emelec de Ecuador y Boca Juniors de Argentina.

Este martes los Caturros tienen la gran oportunidad para demostrar a su hinchada y a todo un continente, que a pesar de ser un equipo de la serie b, pueden enfrentar una competencia tan importante con profesionalismo y dignidad deportiva. Para Nicolás Córdova, otro examen difícil de cara a la competencia de ascenso que comienza el sábado en Arica frente a San Marcos.

Por Roosevelt Niño, comentarista y relator de Golazo.