Everton, Noticias, Opinión

¿Qué pasa con el Everton de Sensini? por Diego Mora López

Everton enfrenta a Curicó Unido este viernes y tiene dos importantes objetivos: El primero, dejar atrás el mal juego mostrado en los partidos, frente a Palestino y Colo-Colo. Y por otro lado, debe lograr sostener durante todo el encuentro lo mostrado en los primeros tiempos frente a O’Higgins y Antofagasta, que ha sido lo más convincente del equipo en cuanto a juego asociado.

Roberto Sensini, técnico de los ruleteros. Foto / Prensa Everton.

Si tomamos en cuenta las distintas declaraciones de Roberto Sensini, queda la clara sensación de que no ha logrado implementar completamente lo que busca para el equipo.

El tema es claro. Cuando uno analiza distintos partidos de los equipos de “Boquita”, como Atlético Rafaela o Coló, la tónica es similar. Atacar el primer tiempo, anotar 1 o 2 goles, y luego de eso, comenzar a especular con el resultado e intentar defenderlo. 

¿Hay un problema con ser defensivo? En lo absoluto. La última etapa realmente exitosa del oro y cielo fue con Nelson Acosta, un técnico que no se caracterizaba precisamente por ser un lírico. El tema pasa cuando no tienes los interpretes para implementar ese juego, por distintos motivos. Y si analizamos las opciones en el banco que tuvo en estos partidos, jugadores defensivos no tenía, a excepción de Pereira. 

El contexto

Por otro lado se debe considerar el contexto. En los últimos dos partidos no pudo realizar los que busca desarrollar porque en ambos duelos comenzó perdiendo. Contra Palestino tuvo que salir a buscar el partido utilizando a tres centro delanteros en los últimos minutos. Le funcionó (con fortuna) porque terminó empatando. Contra Colo-Colo, quedó la sensación de nunca poder darle un giro al equipo… y ojo estuvo 75’ siendo dominado por el albo.

La gran pregunta es, ¿Por qué Everton cae tanto en los segundos tiempos? Si uno ve solo los dos primeros partidos de esta temporada, se explicaría por el resultado y todo lo mencionado anteriormente respecto a la propuesta de Sensini, sin embargo, contra los árabes fue otra la historia. Un Everton que entró dormido y que no pudo demostrar nunca que tenía un jugador más dentro de la cancha. ¿Y contra el cacique? Queda la sensación que el rival no fue tan directo como lo había sido el primer tiempo y el cuadro viñamarino había logrado bajarle la intensidad al encuentro. Eso hasta el gol.

Entonces, si tenemos que buscar una respuesta, el tema físico podría ser algo a considerar, sobretodo cuando uno empieza a ver la cantidad de jugadores con lesiones musculares o que no pueden estar los 90’ en cancha. Nombres son varios, de hecho, en todos los partidos hay jugadores que terminan “tocados”. Eso habla de que algo se está haciendo mal, porque recién van 4 fechas y Everton ya tuvo una cantidad importante de jugadores desgarrados o contracturados.

Volvamos al juego

Regresando al ámbito del juego, el entrenador evertoniano mencionó en la conferencia de prensa pos Palestino, que no podía realizar el juego que quería debido a que le faltaba el volante de salida (Madrid), el volante central (Rivera), el volante de enlace (Valenzuela) y el distinto (Cuevas). No obstante, se hace un tanto complejo entender esto cuando uno ve que Everton tiene para reemplazar a estos jugadores, excepto a Juan Cuevas. Un equipo no puede depender del distinto. Si puede apoyarse en él, pero jamás depender. 

En ese sentido, si uno analiza las últimas dos formaciones, contra el Tino-Tino, tuvo la gran opción de realizar el juego por las bandas, y lo hizo, sobretodo el primer tiempo. Al tener un 4-4-2 tan marcado como ese día en La Cisterna, se hace ilógico querer centralizar el juego cuando tienes a jugadores veloces por las bandas como Ibacache y Bravo, y laterales que destacan más por su labor ofensiva que defensiva. ¿Por qué no sostenerlo frente a un equipo que estaba con 10? Nadie lo sabe. 

Contra Colo-Colo, creo que nunca se entendió completamente el dibujo táctico de Sensini. ¿Quién era el volante central? ¿Quién era el volante por la derecha? Lo único claro, era que Ibacache estaba por la izquierda y que Valenzuela estaba libre, sin mucha labor defensiva. ¿Tenía elementos “Boquita” para poder parar el equipo? Sí, Moya es volante de salida y Echeverría es volante central con tendencia a liberarse. Entonces, queda la sensación que utilizar un “doble tapón” con estos dos nombres podría haber ayudado al equipo en tomar la zona sagrada. 

Los ruleteros recuperaron Juan Cuevas para el duelo contra Curicó, sumado a que Benjamin Rivera ya volvió frente a Colo-Colo. A excepción de Alvaro Madrid, el cuatro veces mundialista con Argentina tendrá todo el plantel que comenzó el torneo a su disposición. En cuanto a números, no ha sido tan malo el comienzo de Everton teniendo en cuenta que tiene 5 puntos, sin embargo, es en la sustancia, en el juego en el que quedan dudas. El próximo partido frente a los torteros se hace importante para poder revertir todo lo mencionado respecto lo colectivo para de esa forma dejar las dudas atrás.

Por Diego Mora López, periodista de Golazo